Política defendida por el Secretario de Estado Estadounidense David Dean Rusk (1961-69), contraria al aislacionismo. Rusk apoyó decididamente la Guerra en Corea, y posteriormente la implicación de Estados Unidos en la Guerra del Vietnam y en contra de la China Comunista. Se trata de uno de los más fervientes partidarios de la corriente intervencionista en los Estados Unidos.